Rescatando la Alegría, Madres Promotoras de Paz-Venezuela

Tristeza ve alegría y la quiera apartar, rescatando sí, la alegría (bis)

Ale grí, grí, grí, grí, grí, grí, grí, aaaaaa.

“Música, animación y mucha energía sobresalen durante la mañana del lunes 01 de agosto en la Iglesia San Pedro Claver de La Victoria, en San Félix. Un promedio de 400 niños de la comunidad participan en la octava edición del Plan Vacacional organizado por las Madres Promotoras de Paz de ese sector, que este año lleva por lema “Rescatando la Alegría”, un desafío más en la realidad socioeconómica venezolana”.

002El lema que encabezó la Octava Caminata por la Vida y la Paz y a la vez, el Quinto Plan Vacacional Salvatoriano en la Victoria fue: Rescatando la Alegría. Alegría que debido a muchas dificultades de nuestro sector, se ha ido perdiendo y se ha convertido en tristeza para muchas familias, en especial para muchos niños y jóvenes. Con este lema, los diferentes grupos que hacen vida apostólica en la Iglesia San Pedro Claver de la Victoria: Los Laicos Salvatorianos, Las CEBs, Las Madres Promotoras de Paz, Salud y Vida, Comunidad Juvenil Padre Jordán y Alfa y Omega, llevaron  a cabo la organización de recrear al rededor de 400 niños y jóvenes del sector. Esta es una actividad que se realiza anualmente en la que los niños, niñas y jóvenes participantes se convierten en actores protagonistas de todas las actividades. No se puede olvidar el trabajo “tras bambalinas”que se realiza  a lo largo de muchos  meses antes  de la actividad  que inicia  con la organización y planificación con otros colaboradores, quienes a la vez, abandonan sus labores cotidianas para encargarse de llevar alegría a otros que la necesitaban.

Con detalles estadísticos, cada Madre Promotora se le asignó un promedio de 20 a 30 niños con sus recreadores; esto hizo que el trabajo de la coordinación no fuese tan pesado. Otros, con extrasnochos y madrugonazos, trabajaban para que la alimentación, traslados, logística y entre otros, no hiciese falta, ya que la situación del país nos contuvo de conseguir otros elementos que nos brindasen mayor satisfacción a la hora de algunos imprevistos. Con todo esto, dicha situación no nos detuvo, se siguió apostando por rescatar la alegría de todos esos niños y jóvenes que llegaban desde las siete de la mañana a nuestra Iglesia para la realización del tan esperado Plan Vacacional Salvatoriano 2016: Rescatando la Alegría.

009Cabe destacar que este Plan Vacacional contó con casi 70 recreadores, estos ya iban preparados para la guerra. Fueron cinco meses previos de formación por el hermano Francisco Navas, el padre Oscar Anaya y  la laica Del Valle Ruíz, sin olvidar previas formaciones por otros entes educativos como lo fue la UPEL y los Cursos de Recreación para los jóvenes en Guayana.

Este Plan Vacacional no se escondió ni paso desapercibido. Se convirtió en una espacio para que reflejar el testimonio de algunos de los organizadores y colaboradores. Se contó con la presencia de la prensa, el Correo del Caroní, Primicia, Radio Familia y otros medios de comunicación que no sintieron  temor de pisar las calles de la Victoria y ver que aún se ve un poco de alegría a pesar de la adversidad que se vive.

Al preguntarles cuál es su principal motivación para unirse al grupo de recreadores de La Victoria, los jóvenes participantes responden: llevar alegría, amor y solidaridad a menores que viven rodeados de historias de delincuencia, escasez y desidia, a través de las iniciativas sociales y, a veces, de sus propias familias.

“No queremos que piensen que La Victoria es solo violencia (…) Esperamos que el plan vacacional también llegue a otros lugares donde lo necesitan, como Nueva Chirica o Vista al Sol”, dice Luli, una chica energética que representa a una muñeca.

Bajo la asesoría de las Madres Promotoras de Paz  y el Párroco Oscar Anaya, los recreadores dejan sus problemas atrás por un momento para convertirse en transmisores de esta información, cuya meta final es transformarla en sonrisas.

Agentes de cambio

005

“Yo era una chica que solo iba del liceo a mi casa, hasta que una amiga me comentó del Plan Vacacional y pasé por la iglesia a ver (…) Es una experiencia muy bonita, al igual que nuestra familia, con nuestra mamá Delvalle”, explica Luli sobre el transformarse en recreadora y conocer a la madre Delvalle Ruiz, quien hizo posible el Plan Vacacional.

Los jóvenes en edad de adolescencia viven la realidad de una forma diferente. Las tentaciones de unirse a bandas o el uso de drogas están a la orden del día, y la posibilidad de progreso se ve difusa en ocasiones. Los grupos comunitarios se han convertido en un refugio para ellos. Las historias de cómo adolescentes han pasado del sedentarismo y la timidez a volverse personas confiadas y optimistas son comunes. Algunos, como Iván, solo entraron para probar algo nuevo, retribuir y construir desde casa. La transformación es notoria, interna y externa.

La sabiduría de la inocencia

Después de meses de trabajo y preparación, los recreadores obtienen las mejores lecciones y aprendizajes de pequeños maestros. Los niños que conforman sus grupos sufren las carencias de un sector olvidado por las autoridades, pero los jóvenes dan fe de que cada uno de ellos tiene un corazón enorme.

“Cada año tenemos nuevos niños con nuevas actitudes y nunca faltan los más tremendos, que siempre resaltan. A esos son los que les damos más amor, porque muchas veces no lo reciben de sus padres”, confiesa Diagnelys. Con emoción, agrega que incluso ha llorado con algunas experiencias y que se ha aprendido los nombres de cada uno de ellos; “sino, no te conectaste”.

Sobre lo que esperan que se lleven de este año en el plan vacacional, Luli y su compañera mencionan amor y respeto, los valores que imparten a diario junto con las organizaciones comunitarias. Iván, por su parte, espera que salgan con un panorama más amplio. “Quiero que los niños tengan una visión de futuro, que estudien, que quieran ir a la universidad y formarse para devolverle cosas a la comunidad. Que no piensen yo vivo aquí, ¿para qué me voy a esforzar?; espero que después de estas semanas, sepan ver más allá”.

Organizaciones eclesiásticas y comunitarias apoyaron en la obtención de recursos para la actividad

007“Hemos estado trabajando durante 8 meses en la planificación (…) En La Victoria tenemos madres que se despiertan a las 3 o 4 de la mañana para hacer las comidas de los niños. También contamos con la ayuda de los recreadores, el Padre Oscar Anaya y  Gregory Fernández de la Iglesia San Pedro Claver”.

Los recreadores del Plan Vacacional son jóvenes en edades de bachillerato y universidad que residen en el sector. Vestidos de mimos, muñecas, princesas, héroes y payasos, son formados por las organizaciones planificadoras del plan vacacional, para impartir valores a los asistentes a través de las actividades.

Del Valle Ruiz espera que, en los años venideros, el plan vacacional crezca y se expanda a servir a comunidades aledañas, pero que jamás se aleje del barrio y de los niños que lo necesitan. “Como dice nuestro lema, queremos rescatar la alegría en estos tiempos, recordar que solo Dios es el dueño de la vida y cosechar esperanza en nuestra comunidad, que lo necesita”. Breve esbozo, tomado del periódico Correo del Caroní, jueves 04 de agosto de 2016.

Seguimos pidiendo a Dios que en nuestro sector, en nuestras familias y en toda Venezuela, la violencia no sea lo primero ni la que tenga la última palabra, más bien, la vida, la alegría. Que esta Caminata y este Plan Vacacional, sean motores que motiven a muchos niños, jóvenes a construir una sociedad nueva y con valores donde primero se valore al ser humano.

005“Para mí fue de mucho agrado ser madre promotora. Brindarles sonrisas,  alegría a los niños fue muy gratificante. Es la primera vez que participo en el plan vacacional y quiero seguir participando si Dios me lo permite. Rescatar la Alegría fue un éxito gracias a todos los que estuvimos involucrados a estos grandes muchachos que le dieron vida, alegría a nuestros niños. Los recreadores que fueron un pilar importante nos sorprendieron por todas las cosas maravillosas que realizaron y le damos las gracias por el apoyo, porque todo es posible si se hace desde el corazón, la disciplina, constancia y perseverancia nos hace crecer y lograr todo lo que nos proponemos. Todo lo que realicé lo hice con todo el amor que nació de mí y sin esperar nada, sólo sonrisas y alegría, porque lo que se hace desde el corazón, sólo Dios lo recompensa.

Gracias a las madres que confiaron en nosotros y trajeron a sus niños para que participaran, es una bendición contar con la comunidad, hay que ser más unidos, ser una familia que aunque no llevemos la misma sangre, seamos hermanos de corazón. Gracias a todos los que colaboraron para que se hiciera posible este Plan Vacacional que fue excelente y Dios permita que el próximo sea super más grande, tanto en equipo de trabajo como en niños. Gracias”. Madre Promotora

 

Colaboración:

Delvalle Ruiz

La Victoria-San Felix

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *